Make your own free website on Tripod.com
Zona Radioactiva

Zona Radioactiva

Avándaro: La cumbre psicodélica del rock mexicano

El rock sumado al movimiento literario conocido como la Onda constituyeron en los años posteriores a los hechos fatales de Tlatelolco (1968) un canal de desfogue para las frustraciones acumuladas debido de la represión y la violencia de aquellos años. La consigna era manifestarse vivencialmente y pregonar una revolución pacifista.
A comienzos de los setenta la historia del rock mexicano llegaba a uno de sus puntos neurálgicos. Estaba por llevarse a cabo un evento toral en la historia del México contemporáneo. La leyenda del rock azteca alcanzaría en una misma fecha su cénit y nadir, tocaría cumbre y abismo, vería la luz y se perdería en la más negra obscuridad, todo ello a consecuencia de
"EL FESTIVAL DE ROCK Y RUEDAS DE AVÁNDARO".

"Yo conozco un lugar arriba en las montañas donde llueve, brilla el sol y hay música, bellísima música... Por una noche y un día viviremos en contacto... buscando un porvenir más efectivo, que nos llevará a la Comunicación como hermanos en la tierra."
Volante promocional del concierto

La convocatoria
Un grupo de jóvenes adinerados, se dejaron llevar por la influencia de los grandes festivales norteamericanos, y con la primigenia idea de inaugurar un fraccionamiento, se dieron a la tarea de organizar unas carreras de autos junto a un concierto de rock.
Los nombres de algunos de estos singulares protoempresarios fueron: Eduardo López Negrete y Luis de Llano (quien en la historia perdida del rock nacional fuera baterista de Los Spitfires, grupo donde cantara su hermana Julissa y años después creador maligno de productos tan deleznables como Timbiriche y el Festival Acapulco, entre otros).
Su primera misión fue convencer y obtener el permiso de Carlos Hank González, en ese entonces Gobernador del estado de México (el país era ya gobernado por Luis Echeverría, desde 1970). La parte estrictamente musical estaría coordinada por Armando Molina, ex-miembro del grupo La Máquina del Sonido.
Los aspectos problemáticos se dieron en cascada, los inexpertos organizadores calcularon pésimamente la posible audiencia. Para la tarde de ese 11 de Septiembre ya se habían concentrado más de cien mil chavos (cantidad suficiente para llenar el Estadio Azteca, y que horas más tarde se duplicaría), más los participantes. Los servicios con que contaban eran insuficientes así como el equipo de sonido instalado, que fue rentado a los Hermanos Tena, ex-integrantes de Los Rebeldes del Rock.

El maremagnum
Pese a ello, la endeble organización pretendía con base en las arengas de unos animadores difundir el aliento "romántico" que inspiró el concierto:" Ayuda a todos como si fueran tus hermanos, ésta es una de las pruebas más difíciles de nuestra generación, por primera vez en México podemos hacer esto: vamos a demostrarle al mundo que sí podemos".
Como un espectáculo previo al inicio de la parte musical se presentó en la noche del viernes una versión estudiantil de la Opera Rock "Tommy". Además, se contó con la participación de Carlos Baca y sus pláticas ecologistas. La mera prueba de sonido es considerada por muchos como el inicio no oficial del concierto, pero el hecho concreto es que desde la noche anterior al sábado, el ambiente era ya prácticamente el de una verbena psicodélica.
Al caer la noche del día 11 se inició formalmente el Festival con la participación de Los Dug Dugs. Prosiguió White Ink (La Tinta Blanca, como fueron más conocidos) que se vio entorpecida por los problemas entre los espectadores que veían y los que no. Los primeros, estaban cómodos sin importarles el viacrucis de los segundos que presionaron hasta derribar la barrera de seguridad para poder acercarse, al tiempo, que otros escalaron las torres de alta tensión y permanecieron allí a pesar de las amenazas de suspensión del festival. Para ese momento el consumo de estimulantes era abundante, pero la vibra del público seguía siendo de lo mejor a pesar de los pesares. La participación de La Tinta se vio afectada por un agresor solitario que arrojó una lata y abrió la cabeza del guitarrista.

Testimonios
"Sin embargo, los grupos, con fallas y todo, pudieron tocarle a un público que constituía un formidable espectáculo en sí mismo. El Epílogo y la División del Norte precedieron a Los Tequila, que prendió fuerte al personal. Peace and Love, por consenso general, fue de lo mejor del festival. Pero las fallas del equipo arreciaron con El Ritual y un cortocircuito trajo la oscuridad total cuando tocaban los Yaqui... el festival siguió con luces de emergencia y con toda la gente en la cúspide de la intoxicación"1.
El carácter dionisíaco de esa celebración alcanzó un momento cumbre cuando una chava que andaba totalmente cruzada se quitó la ropa y se puso a bailar completamente desnuda. Alma Rosa González alcanzaría inmediatamente la celebridad, e incluso es considerada como un símbolo para toda una generación.
"Creo que me puse a bailar cuando se puso a tocar El Epílogo. No me deje ni pantaleta ni nada, todita me desnudé. Uta, luego luego me llovieron los toques, hasta me aventaron un aceite, un purple haze. Pero no le llegué. También estaba allí el apoderado de Manolo Martínez y traía un garrafón de tequila chanchísimo, y me lo estaba pasando, así es que me puse todavía más loca"2.
Hizo su aparición la lluvia durante un período prolongado, aunque de todas maneras el concierto continuaba, destacando la participación del grupo El Amor. Pero si Avándaro proyectó a una banda hacia el sendero de la historia del rock, ésa fue al Three Souls in my Mind, que muy de mañana logró encender a un público por demás exhausto, conformado por más de doscientas mil personas para ese entonces (según algunos de los asistentes): "Como no estábamos en la junta... nos mandaron a chingar a nuestra madre hasta el último. Cuando nos lo dijeron, pensamos: !Uta que mal pedo! Pero cuando ya vimos bien, dijimos que qué buena onda, porque de las dos y media o tres de la madrugada a las siete, a todos los güeyes que tocaron ni quien chingaos los pelara, ya nomás los que estaban muy necios; poque la mayoría de la banda estaba jeteando. Mientras que cuando lo hicimos nosotros, a las ocho más o menos, toda la banda despertó. Esa tocada fue histórica".3
Con la paroxística actuación de El Tri se dio por terminado el festival. Muchísimos de los asistentes regresaron a sus hogares caminando más de 70 kilómetros para esperar al autobús. Esta legendaria caminata fue acompañada por una de las rolas más representativas del concierto: "mari... mari-gua-na, mari..mari-gua- na..."

Lo que dejó
El Festival si bien tuvo muchas fallas y aspectos criticables, en ningún momento alzanzó niveles realmente peligrosos. Sus fallas y carencias fueron síntoma de la inexperiencia y un crecimiento inesperado del evento. Pese a todo, el saldo rojo del festival era ridículo comparado con el de un 15 de septiembre en el Zócalo, o un 12 de diciembre en la Villa de Guadalupe. Pese a todo, se emprendió una furiosa e intensa campaña de desprestigio en contra de Avándaro , los medios institucionales lo satanizaron al máximo. El Heraldo de México, por mencionar un caso, citó más de 200 casos de intoxicación y 4 muertos, en contraste con la cifras oficiales del 15 de septiembre de ese año que referían a más de 20 muertos y 665 heridos.
El escritor José Agustín, como uno de los asistentes respondió a estos ataques: "En relidad los muertos fallecieron lejos de allí, sin la más mínima relación con el festival, y no hubo robos, ni asaltos, ni pleitos, ni devastación más allá de la basura que dejaron los participantes... en Avándaro, con todo y el impresionante consumo de drogas, de la natación al desnudo y la liberalidad moral, no hubo muertos, heridos o arrestados, y allí estuvieron todo el tiempo el ejército (rolando churros) y la Policía Judicial Federal"4.
Durante una entrevista posterior al concierto Alex Lora (de El Tri) declaraba: "Para muchos, este festival fue importante, porque el rock cambió su imagen, de ser elitista pasó a ser diversión para jóvenes de clase media. El rock era para la gente de Las Lomas o el Pedregal, y después de Avándaro se extendió para todos"5.
Para Octavio Hernández, crítico afincado en Tijuana: "El Sistema (a consecuencia de la represión post Avándaro) le había asestado un golpe de muerte a la juventud con el desprestigio social, y además, de una vez por todas desterraba al rock de los medios de comunicación por ser el arma proliferadora de las ideologías extranjerizantes y la malsanidad social... Echeverría lo sabía... No hay mejor enemigo que el enemigo muerto, ni mejor oposición que la oposición desprestigiada"6.
Después de todo ¿qué significó Avándaro? interpretaciones, añadamos: "significó también la realización de uno de los valores esenciales o búsqueda común de esta generación: la libertad. Esta "libertad" vivida/experimentada, etérea y fugaz, pero posible en el presente (y no en el futuro inalcanzable de las propuestas políticas), eternizada más en las imagenes y sensaciones vividas en comunidad, que en los acontecimientos mismos, dará lugar a la formación del mito fundador del rock mexicano como cultura transgresora/subversiva"7.

Citas

1.-Sarquiz, Oscar. "25 años después, sólo polvo". En Diario El financiero. Sección Agenda del Espectador. Domingo 8 de Septiembre 1996.

2.- Agustín, José. "La Contracultura en México". Ed. Grijalbo. México, 1996.

3.- Lora, Alejandro. "En Avándaro". En Revista La Mosca en la pared. No. 10. México, Noviembre 1996, 9-10.

4.- Agustín, José. "La Contracultura en México". Ed. Grijalbo. México, 1996.

5.- Lora, Alejandro. "En Avándaro". En Revista La Mosca en la pared. No. 10. México, Noviembre 1996, 9-10.

6.- Hernández, Octavio. "A 25 años del Festival de Rock y Ruedas en Avándaro". En Revista La Banda Elástica. Octubre-Noviembre 96, Números 4-5. California, Estados Unidos. 1996.

7.- Urteaga, Maritza. "Por los territorios del rock, identidades juveniles y rock mexicano". Coed. Causa Joven, Centro de Investigación y Estudios sobre juventud. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Secretaría de Educación Pública. México. 1998.

Fotos: Recopilaciones provenientes de diversas fuentes, revistas y páginas de Internet relacionadas con el festival.