Make your own free website on Tripod.com
Zona Radioactiva

Zona Radioactiva

Electrónica

Esto es lo electronico........

activo3.gif

zona radiactiva

Desde su aparición en el horizonte del rock latino, la mancuerna Andrea Echeverry/Héctor Buitrago han sorprendido por la constante renovación de su proyecto musical. Para su segundo álbum, El Dorado (BMG, 1995) ya hacían bolero; en La pipa de la paz (BMG, 1996) se vestían de folcloristas y rescataban la "Baracunátana" de Leónidas Plaza. Buscando que buscando llegaron a las cadencias electrónicas en su excepcional álbum ecologista Caribe atómico (BMG, 1998). Sus recursos se multiplicaron y dieron forma a un espectro sonoro impredecible que por igual se apoyaba en cualquier de sus anteriores hallazgos. Ahora, bien parados en el nuevo siglo, su curiosidad musical prosigue inconforme, pese al reconocimiento y prestigio obtenidos en su ya larga y productiva carrera. A ello responde que su instinto creador los haya llevado a imaginar Entrecasa, un proyecto que concentra su atención por completo en la música electrónica, donde Echeverry y Buitrago, familiarmente, y a la par de su proyecto medular, los Atercios, han convocado a una serie de productores y DJ's para dar vida a Colombeat, una primera recopilación de temas que entre otros logros tiene el mérito de afirmar la vitalidad de la escena cibernética de Colombia. En esta conversación, los dos describen los motivos, las mecánicas internas y las satisfacciones de su nueva aventura musical.

 ¿En que consiste el proyecto Colombeat?
 Andrea Echeverry: La idea de Entrecasa, que es el nombre de la disquera independiente formada por Aterciopelados, es ayudarle a músicos que nos parezcan talentosos y con ideas bacanas a que algo pase. Porque en Colombia, sobre todo ahora que hay grandes nombres, la gente piensa que al interior pasa de todo y no. Están Shakira, Juanes, de pronto Cabas, Zepeda, nosotros pero en realidad hay mucha gente tratando de hacer cosas y no hay interés de las disqueras, no hay muchas posibilidades. La idea de Entrecasa es tratar de impulsar la cosa un poco, fortalecer la escena en su interior. Que creo que es lo que está pasando con la electrónica en general, se está abriendo su campo, y hay eventos y fiestas, creo que el rock está mucho más pendiente de un evento como Rock al Parque, y el resto [del tiempo] como que no pasa mucho.

 Héctor Buitrago: Escogimos electrónica porque creativamen-te permite que, de pronto, un chico haga cosas interesantes  en la casa. Porque tiene acceso a los programas puede estar trabajando todo el tiempo con equipos baratos ya. En cambio, con los grupos de rock, que hay allá hay bastantes, se necesitaría un proceso de producción, ir a un estudio y todo eso. En cambio los chicos de Colombeat tenían las canciones prácticamente terminadas en su casa, eran productores y músicos, y muchos de ellos venían de bandas de rock, que en vista de que no pasaba nada, empezaron a incursionar con otras herramientas y terminaron en esto de la música electrónica. Tratamos de escoger algo que primero nos pareciera interesante y que tuviera algo de fusión con otros géneros, muchos de ellos con rock y música latinoamericana también.

 
Entrecasa, quiere decir que también Aterciopelados está involucrado, ¿a eso se refiere el nombre?
 A.E.: Yo creo que tiene muchos significados también. Creo que como filosofía de la vida, pensamos que Entrecasa es donde estamos mejor. Incluso el estudio de Aterciopelados es en la casa de Héctor, nosotros trabajamos entrecasa, estamos super felices entrecasa y como toda esa cosa de Colombia también un poquito, de estar pendientes de que la cosa suceda allá, de estar pendientes de ayudar al vecino, que la casita de uno es también la ciudad de uno; finalmente puede ser el mundo entero que es nuestra casa, pero la idea es ayudar primero a los vecinos más cercanos y tratar de que todos entendamos que así es que tiene que ser. Creo que en Colombia pasa mucho lo contrario, estamos todos muy pendientes de Estados Unidos, de Inglaterra y no como de nuestro corazón incluso, se nos olvida. Entonces Entrecasa tiene que ver con eso, con la música electrónica que se puede hacer en la casa, tiene que ver con Felipe, con Manolo, con Gómez, con la gente cercana.

 ¿Podrían contar cómo se vincularon con algunos de los músicos inscritos en Entrecasa?
 H.B.: El caso de Felipe López, que se llama Tocadisco, a él lo conocemos de bastante tiempo. Además de que es amigo, ha trabajado con nosotros como ingeniero de monitores y ahora es de sala. Él tocaba en un grupo que se llamaba Marlohábil y luego empezó a poner discos en fiestas, se convirtió en DJ y luego empezó a hacer sus tracks solo.

 A.E.: Y nos abrió en Londres, Tocadisco. Ahorita que estuvimos en el festival La línea, en Londres, es la tercera edición, es de world music y estuvo chévere, él abrió.

 H.B.: Sidestepper es el DJ inglés que ha vivido mucho tiempo en Colombia y lo conocimos ya hace bastantes años cuando mezcló nuestro primer disco, Con el corazón en la mano, ya trabajaba en Colombia con Carlos Vives y Totó la Momposina.

 A.E.: Él también fue ingeniero nuestro por un tiempo y nos ayudó en Gozo poderoso, como una semana, estuvo con Héctor, como iba a ser la primera vez que producía, él fue un ratico y una ayudita. Siempre ha sido muy cercano; yo he cantado en Sidestepper.

 H.B.: Hay otros chicos que vienen de bandas de rock que los conocíamos también, entonces hemos sabido en qué andan y nos han mostrado los trabajos que estaban haciendo como A.M. 770. Él venía de Otolitos.

 A.E.: Y es que varios han tocado juntos, porque Manolo, por ejemplo, tocaba con Pizarro que es De Lux Club, y tocaba con usted, ¿no?, en un que se llamaba El club del candor, en los noventa.

 H.B.: Y el resto eran un 70% que conocíamos de gente que venía de grupos de rock o bien DJs que en algún momento colaboraron con nosotros haciendo remixes.

 A.E.: Bicho, por ejemplo, hizo remixes de El álbum y De Lux Club.

 H.B.: Y el otro 30% entró por una convocatoria que hicimos a través de un canal de televisión allá. Recibimos ese material y se seleccionó otro poco que no conocíamos: Turista, Tambores del mar y Cindi 2000.

 A.E.: A Panorama también lo conocíamos porque ellos tienen un disco independiente que se llama Panorama, lindísimo.

 H.B.: Panorama es una banda de Medellín, que es tal vez la más banda de todos allí, tienen un disco y ya tienen varios años y son muy buenos. Y sí, a ver qué pasa con esto, de alguna manera reactivar la escena electrónica que creo se ha logrado un poco. A partir de allí han salido un poco de recopilaciones, de discos independientes, otros colectivos se han formado.

 A.E.: Igual como que la disquera está tan empezando que no está muy caro, pero yo creo que el objetivo es un poquito como que ellos se den cuenta que hay que autogestionar. Uno dar un empujoncito, pero que ellos hagan cosas. Porque igual nosotros con Aterciopelados vivimos super embolatados pero también tenemos el poder de la palabra, de la difusión. Corinto era Phil Manzanera, produjo nuestro disco La pipa de la paz, y parece que los ingenieros que trabajan con él siempre comienzan sirviendo el té. Si  alguien quiere trabajar con Don Phil, lo ponen a servir el té, a limpiar los ceniceros. Y Ricky era el que limpiaba los ceniceros cuando grabamos en Londres. Él es caleño, pero allá nos conocimos. Después se fue paBogotá y puso un club que se llamaba Barfly y allí empezó a hacer cosas. E incluso en Barfly se hicieron varios toques de los chicos de Entrecasa.

 
¿Hay alguna línea electrónica? ¿Quieren que sea algo para pista de baile, algo experimental, algo abierto a todo?
 A.E.: Al principio Héctor tenía un idea de que fuera una sola cosa pero al final entró de todo, que me parece bien a mí. Porque Colounge, por ejemplo, realmente no es tan electrónico, es más lounge o qué se yo, sólo que tiene una secuenciecita. Pero sí al principio su mercé, ¿se acuerda?, tenía una idea mucho más purista.

 H.B.: Iban a ser muchos menos temas pero cuando empezaron a llegar ya teníamos la opción de dejar tres o cuatro por fuera fue duro, entonces hubo que decirle incluso a ciertas personas que recortaran un poco los tracks para dar cabida a tres o cuatro. Entonces, al final quedaron muchos géneros, lo que nos pareció más interesante. Hay cosas con rock, hay cosas con música latinoamericana. Incluso nosotros lo partimos, yo tengo una colección allí de vinilos de música latinoamericana y colombiana de los setenta, yo les repartí a algu-nos de ellos, que incluso no habían hecho tracks antes, les repartí unos loops de esos discos a ver qué les salía. A.M. 770 lo construyó con eso, Panorama también.

 ¿De qué eran estos discos?
 H.B.: Grupos que fueron populares en los setenta y algunos que no habíamos visto en la vida, son vinilos que se consiguen en el mercado de las pulgas, música rarísima. Como Los Blanco, que eran medio conocidos, creo que eran de Venezuela; Los Ferreira a go-go, no recuerdo los nombres.

 Mencionabas que también hay otros colectivos en Colombia, ¿cuáles son estos?
 H.B.: Un colectivo que en Bogotá se mueve mucho es el Latin Lover Crew. Son tres o cuatro DJ's y también unos VJ's. Hicieron una exposición con todos los flyers y camisetas que han hecho. Se presentan en fiestas, en clubes, es uno de los más importantes. Está Mutaxión, pero últimamente no he oído mencionar más. Está moviéndose por allí algo que se llama Las Hormónicas, creo que ese no es colectivo sino dos DJ's presentándose constantemente.

 ¿Planean continuar con más recopilaciones de Colombeat?
 A.E.: No estamos claros. Una opción puede ser un Colombeat 2, otra opción puede ser un compilado de nuevo folclor, que hay muchas bandas super chéveres: Manguala, Curupira, Cabuya, La Mojarra Eléctrica, Pernet, Alerta Camará, hay muchos que están mezclando folclor con vaina electrónica, con jazz, con rock.

 H.B.: Son más orgánicos. Usan batería, bajo guitarra.

 A.E.: Pero ése puede ser más difícil, puede implicar mucho más billete allí.

 H.B.: Tiempo también porque la ventaja que te digo de Entrecasa es que los chicos tenían las producciones casi listas y el trabajo de producción fue poco. Pero ya con grupos así, tocaría ir a un estudio y trabajar en una producción más a fondo y ése es el problema porque nosotros estamos muy ocupados.

 A.E.: De pronto otra opción es sacar algo de los de Colombeat, como A.M. 770 tiene, Colounge tendría.

 ¿En qué consiste esto del nuevo folclor?
 A.E.: Música de las costas, mucha gaita, mucho maracón, alegre y llamador, tambora. La gaita es una cosita así que tiene un piquito fálico, un instrumento de viento super libre. Eso es de ambas costas. Pero así cantidades de juventud que uno ve, todos con su maracón y sus gaitas, super bonito. Incluso hay parches de colombianos que se van para Nueva York y para Londres, yo no sé si van a tocar a las calles o qué, los metros, pero todos con esa onda, con cumbia, cumbia la de verdad, no la cumbia esa peruana toda rara. Eso está muy bonito, pero la mayoría son músicos virtuosos.

 H.B.: Ellos venían del rock y eran de los más virtuosos. Como Curupira, que es un ensamble de jazz, free jazz y música de tambora, gaita, del Pacífico.

 A.E.: Pero ellos también le meten música del interior, por allí escuché el bunde. Eso es bien interesante y tiene su nicho, porque se presentan en el Jorge Eliezer Gaytán; a nivel comercial no existen. Si vas por la calle y preguntas por Curupira, ni idea.

 H.B.: Curupira ha sacado dos discos, pero son a nivel independiente y no deben haber pasado de quinientas copias, mil, pero allí van.

 ¿Qué sigue en la carrera de Aterciopelados?
 A.E.: En lo que estamos ahorita, es un disco solista mío, producido por Héctor. Se va a llamar, parece, Canciones de cama, canciones de cuna, son todas por ese lado.
La idea es que después siga un disco de Aterciopelados y después un disco solista de Héctor.

 H.B.: Lo tendríamos terminado en septiembre.

 A.E.: Este disco en especial es de Andrea mamá, y de Andrea con su pareja; todo gira alrededor del nacimiento y de una relación amorosa, estable, chévere.

zona radioactiva

La evolución de la música electrónica es hoy en día igualmente vertiginosa como lo es el desarrollo de las nuevas tecnologías cibernéticas que compañías alrededor del mundo ponen al alcance de los usuarios de computadoras, videojuegos, instrumentos musicales, etcétera.

En América Latina los músicos aprovechan el extenso catálogo de ritmos tradicionales a través de los cuales pueden crear nuevos híbridos sonoros donde lo mismo el rock que el hip hop, el jazz que el ska, el house que el jungle reaparecen con distintas nacionalidades. En algún momento el sonido nortec contagió a músicos de otras latitudes para que también probaran suerte amalgamando géneros, texturas, y ritmos. El tango encontró también otras vías de expresión, tanto en el combo franco-argentino Gotan Project como en el colectivo que surgió de la mano de Gustavo Santaolalla, el Bajofondo Tango Club.

En Guadalajara, México, la asociación entre Nopal Beat Records y la multinacional EMI motivó una mayor exploración en el llamado acid cabaret, al igual que en la electrónica latina. En Brasil, Otto llevó el Mangue Beat al contexto de las computadoras, entre otra serie de experimentos. En Colombia surge el colombeat y con estos venturosos desembarcos sonoros se consolidan sellos discográficos como el brasileño Trama, los independientes mexicanos Mil Records y Static o bien surgen nuevas propuestas como Imeca, Vibra, Entrecasa y Asterisco, por mencionar los más activos. En este reporte se intenta capturar el panorama actual de la electrónica latina, aunque su carácter aún subterráneo en muchos países será causa de que más de una realidad se nos vaya de la vista. De cualquier manera, lo que sigue a continuación engloba una explosión de beats suficiente para revolucionar cualquier gusto musical.

zona radioactiva

El lanzamiento de The Tijuana Sessions Vol. 1 en 2001, por la discográfica Palm Pictures auguraba un prometedor futuro para los siete proyectos que entonces conformaban el colectivo Nortec: Bostich, Fussible, Panóptica, Terrestre, Plankton Man, Clorofila e Hiperboreal así como el justo reconocimiento a la infatigable escena electrónica de Tijuana. Sin embargo, por distintas razones, algunas de las cuales se explican en esta entrevista, los Nortec diluyeron su presencia en el universo electrónico, sus producciones perdieron continuidad e incluso, padecieron la partida de algunos de sus proyectos.


 En la actualidad, los músicos que desde décadas atrás se han aferrado a hacer de mencionada ciudad una de los puntos más luminosos en el mapa de la electrónica internacional, es decir, Pepe Mogt, Ramón Amezcua, Roberto Mendoza y Melo Ruiz, buscan no sólo recontextualizar al sonido nortec y renovarlo, sino también reinventarse a sí mismos a través de nuevos proyectos que les permitan experimentar con distintos lenguajes electrónicos. En la siguiente entrevista, Amezcua, o mejor dicho Bostich, aclara las aguas acerca de la salud de la electrónica de la frontera más inconforme de toda América.
 
 El disco The Tijuana Sessions Vol. 1 generó demasiada expectación, pero justo cuando creíamos que vendrían más cosas, ya no pasó nada. ¿Qué sucedió con el colectivo Nortec?
 Fueron dos razones por las que no salió el disco. La primera fue que nos llegó de forma inesperada el boom del nortec y prácticamente estuvimos dos años fuera de la ciudad, de gira, tocando en varios países. Entonces no hubo casi nada de tiempo para estar en el estudio componiendo y haciendo material; esa fue la razón principal. La segunda es que el disco ya tiene desde el año pasado terminado, pero por cuestión de contrato con la compañía -Palm Pictures- no salió al mercado porque como ya nos estamos dedicando cien por ciento a la música, queremos tener mejores ganancias y que nos paguen mejor. No estábamos de acuerdo con el contrato con Palm. Afortunadamente ya todo se arregló y en un mes o dos estará el disco en el mercado. Pero eso no nos ha detenido, tenemos otros proyectos: está Colores, alterno a lo de nortec; es la música que casi siempre hemos compuesto, música electrónica con sintetizadores análogos y cajas de ritmos.

 Terrestre y Plankton Man desertan del colectivo, ¿hay aún algo de ellos en el Volumen 2?
 No, ya no. Ellos salieron del colectivo el año pasado debido a que querían manager y era complicado. No fue por cuestiones de amistad ni nada de eso, seguimos en comunicación y trabajando como se debe. Lo de Nortec ya era muy grande y ellos también tenían sus intereses. Nosotros queríamos seguir avanzando y entonces fue una manera muy práctica de solucionarlo. Ya cada quien sigue por su lado, incluso vamos a tocar pronto juntos. 

 ¿Podrías adelantar qué contiene The Tijuana Sessions Vol. 2?
 Se va a apreciar un sonido más maduro. En el Volumen 1 era realmente un estilo muy libre, un experimento, cada quien tenía sus propuestas muy libres de la música. Y el Volumen 2 es una mezcla de influencias entre nosotros mismos, quizás el tempo de las canciones ya no está tan technoso. Ya lo de Fussible está más tranquilo; Panóptica ya no suena tan en el techno, sino más ambiental. Se va a escuchar un nortec más maduro, más para escuchar y no tanto para bailar. 

 "Polaris" es la obra maestra del colectivo nortec, ¿crees que se ha preservado a través del tiempo?
 Pienso que esa pieza no ha envejecido, se mantiene fresca, es una pieza que todavía se siente espontaneidad en los sonidos y en su propuesta y ojalá que siga así siempre. Es una pieza que trató de proponer algo nuevo, con sonidos diferentes. 

 Tienes un nuevo alter ego, Point Loma. ¿Cuál es la distancia entre éste y Bostich?
 Point Loma es un proyecto. Cuando empecé en la música electrónica me gustaba mucho experimentar con ritmos, con sonidos y más que estar sampleando, que es tomando muestras de sonidos acústicos, que era lo de nortec, tomar de banda y norteño, en la música electrónica tradicional utilizas sintetizadores análogos, modulares, cajas de ritmos y es lo que utilizo en Point Loma. Es música electrónica más pura, un poquito más experimental. No caigo en métrica de cuatro cuartos, que es la música techno que generalmente se escucha, incluso a veces me salgo mucho del ritmo pero es la idea, crear esa incertidumbre al estar escuchándola, y crear algo nuevo, diferente. 

 ¿Podrías hablar del disco Colores?
 Colores es un proyecto. Realmente ahorita la música electrónica latinoamericana ha llamado mucho la atención en todos los festivales, ya no únicamente con lo de Nortec o con lo que pasaba en Chile con el Señor Coconut. Entonces, hay muchos músicos en Argentina y otros países haciendo material muy bueno y es de lo que se está tratando la recopilación Colores: de reunir a estos músicos que traen propuestas nuevas en la música electrónica y exponerlos en este disco. Tenemos músicos de Argentina como Gustavo Lamas, de Chile, de Colombia, de México está Balboa, Linga y de Tijuana está Latin Sizer, que es el otro alter ego de Fussible; también está Mendoza, el otro proyecto de Panóptica, de Roberto, y el mío que es Point Loma. Somos prácticamente los mismos de Nortec pero con otros proyectos de música electrónica aparte.

activo3.gif

Regresar
BEATS INTERNATIONAL.

Tras la desintegracion de los Housemartins, Norman Cook regreso a un oficio que le redituaria millones de libras durante la segunda mitad de los noventa: el aranado de viniles.

Tras editar de manera independiente los sencillos "Won't Talk About It" y "For Spacious Lies" Cook decidio ensamblar el proyecto Beats International, donde colaboro con Linda Layton, Lester Noel, MC Wildski y Andy Boucher.

En 1990 Beats International edito su exito bailable "Dub Be Good To Me" (una re version de "Just Be Good To Me" de SOS Band a la cual se anadio la linea de bajo de "The Guns Of Brixton" de The Clash) y posteriormente "Burundi Blues" preparando el terreno para su album debut: Let Them Eat Bingo (1990) , que debuto en el lugar 20 de las listas britanicas.

Al ano siguiente aparecio otro album de Beats International, Excursion on the Version, donde Cook y sus amigos juguetean con el reggae; el disco sin embargo no logro tener el mismo exito que el anterior y Cook puso fin a Beats International para concentrarse en otros proyectos.

activo3.gif

La tecnología nociva de FEAR FACTORY con Digimortal

activo3.gif

Fear Factory fue una de las primeras bandas en fusionar la dura y aplastante intensidad del death metal con el toque frió de la electrónica y los sampleos, creando así una gran variedad de sonidos con el cual expresar su pesimismo por el mundo dominado en su totalidad por la tecnología.

"What Will Become?"

La banda se formó en la ciudad de Los Angeles en 1990 y esta formada en la actualidad por el vocalista Burton C. Bell, el baterista Raymond Herrera, el guitarrista Dino Cazares y Rhys Fulber en la mezcladora y ahora, con su más reciente producción Digimortal, la banda ya cuenta con cuatro producciones, además de dar vida a proyectos alternos como Brujería, G/Z/R y Nailbomb enriqueciendo aún más el universo de los requintos atronadores y las voces decibélicas.

Iain Baker desde Londres

activo3.gif









Iain Baker fue el tecladista de Jesus Jones, una de las bandas emblemticas de los '90. Luego de la disolucion del grupo, Iain empezo a conducir su propio espacio en XFM, una de las mas escuchadas de Londres. All, cada semana presenta los discos ms nuevos y ms innovadores. Zona Radioactiva te presenta todas esas novedades musicales y el comentario de Iain Baker sobre cada una de ellas. Esto y muchas otras cosas mas, son las ventajas que te da visitar www.zonaradioactiva.tripod.com

Tijuana es: NORTEC_city estreno internacional de The Tijuana Sessions, Vol 1 por el colectivo Nortec.

activo3.gif

Nortec City. Una ciudad. Un momento y un espacio saturado de imágenes, energía y música. El marco ideal para la presentación oficial internacional del CD The Tijuana Sessions Vol.1, por los miembros del Colectivo Nortec.

El histórico edificio del Jai Alai albergó el pasado 3 de Marzo, en Tijuana, a cerca de 2,200 personas que deambularon por los es-pacios de arte visual confeccionados especialmente para la ocasión: una espectacular colección de proyecciones e instalaciones urbanas, realizadas por artistas tijuanenses, como fondo a la música nortec de Fussible, Terrestre, Bostich, Panóptica, Plankton Man, Clorofila e Hiperboreal.

La Tijuana technicolor, la Tijuana global, la que figura en las mentes más fertiles de la frontera, que la expresan por medio de las imágenes encontradas en la vida diaria de la ciudad, capturada en video digital y proyectada al ritmo de inumerables beats por minuto. Sin duda alguna comenta Luis Hum-berto Crosthwaite, uno de los escritores más importantes de la ciudad existen muchas Tijuanas, y esta es una de mis Tijuanas favori-tas El escritor angelino Josh Kun, apreció el evento de diferente manera: Es un magnífico evento que éxitosamente demuestra lo que Nortec es, ya que no sólo se trata de música, sino que representa toda una experiencia estética y visual. La música sólo es parte de ello, así como la imaginería sensorial. Y la forma como la música llena los espacios, ese sentido de crear espacios para vivir es muy Nortec. Hay tantos cuartos, facetas y dife-rentes formas de vivir este evento.

Diseñadores gráficos, arquitectos, DJs, músicos electrónicos, periodistas de varias partes del mundo y danzantes, convivieron en varios espacios: en el lobby del Jai Alai uno podría apreciar la música downtempo de los Djs Bulma, V-Rama, Serch y Toro, mientras se curioseaba la vestimenta de Torolab, Vandalo, Hinghatumah!, NaCo y Zoe. El Mezzanine albergó las imágenes de artistas gráficos de la ciudad, así como los sonidos de DJ Leserge 2001.
La sorpresa de la noche fue el espacio confeccionado por Torolab y Staff Radio en una instalación viviente llamada El Toro Manchado, una especie de bar/restaurant imaginario por donde deambularon curiosos, vips, danzantes, tequila, la música experimental de Balboa, Murcof, Dr. Acosta, los acetatos minimales de dj mr. ejival y la esencia lounge de Raúl Cárdenas (el toro mayor).

El colectivo NOPAL BEAT y su ácida estética de cabaret

activo3.gif

En un momento en que la expresión musical se ha descentralizado en México, gracias a escenas como la regiomontana o la tijuanense, Guadalajara que en algún tiempo fuera considerada quizás exageradamente como "la capital del rock" intenta despertar de un letargo y también mostrar que puede aportar propuestas de vanguardia.
Los Nopal Beat han llegado a este panorama con una música innovadora y refrescante que altera el universo de la electrónica azteca, que empieza a recibir reconocimieto internacional gracias al colectivo nortec.

A través de un recopilatorio, editado con el apoyo de Opción Sónica, nombres como Double Helix, Sussie 4, Galápago, Axkán, Luis Flores, entre otros, se han dado a conocer a través de un seductor Frankestein sonoro al que denominan acid cabaret.

Acida canciones electrónicas....pero canciones al fin

activo3.gif

La casa de Tweety González y Alina Gandini es casa pero también sala de ensayo y estudio de grabación. Allí, en un barrio tranquilo, con chicos jugando al metegol (golpara) en la vereda de enfrente, preparan y cocinan los temas que formarán parte del primer disco de Acida, el grupo que los dos conforman. Ambos han transitado varios caminos antes de encontrarse en este proyecto.
El, tocó teclados para Fito Paéz, Spinetta y Soda Stereo. Además, produjo varios álbumes, entre ellos, El amor después del amor, de Páez, el disco de rock más vendido de la Argentina. Ella es hija de Gerardo Gandini, un reconocídisimo compositor de música contemporánea, da clases de música y también fue tecladista y cantante de Páez.

Todo eso hasta que descubrieron que allí, en su casa, también habitaban canciones. Y que eran las de ellos. Allí estamos, entonces, rodeados de instrumentos, discos y computadoras, para charlar con los dos sobre el surgimiento de Acida, y de su futuro.

activo3.gif